Ex cancilleres deploran que Gobierno no haya firmado Pacto Migratorio

Los ex Ministros de Relaciones Exteriores abajo firmantes deploramos la decisión del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera de restarse de la suscripción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, aprobado en la conferencia de Naciones Unidas en Marraquech, Marruecos, por más de 150 Estados, donde el asiento de Chile estuvo vacío.

Esta decisión, improvisada, inconsulta, y de última hora, representa un serio retroceso en el compromiso de nuestro país con el multilateralismo y con el apoyo a los avances en materia de defensa y promoción de los derechos humanos, vía cooperación internacional.

Las cambiantes justificaciones esgrimidas por el Gobierno resultan enteramente sin fundamento. No es cierto que el Pacto — un acuerdo marco de cooperación sobre estándares en materia de migraciones — afecte la soberanía nacional, puesto que un principio rector del documento es el “respeto a las políticas y prioridades nacionales”, dejando precisamente en la soberanía de los Estados la regulación sobre las migraciones. Lo anterior incluye la determinación de lo que debe entenderse como migración regular o irregular; legal o ilegal. Siendo un Pacto “legalmente no vinculante”, como se consiga reiteradamente en el documento, tampoco se entiende el supuesto riesgo de que Chile sea eventualmente acusado ante tribunales internacionales.

El Gobierno afirma que, al aproximarse la conferencia de Marraquech, el Pacto habría sufrido cambios recientes que hicieron su contenido inaceptable. Sin embargo, el texto del documento se cerró definitivamente el día 13 de julio de 2018, como lo reconoció públicamente el delegado de la Misión de Chile ante la ONU. Precisamente por ello, el Presidente Piñera en su discurso de septiembre ante la Asamblea General expresó que la política migratoria de Chile estaba en “perfecta armonia” con el Pacto Mundial.

Por otra parte, como lo ha manifestado el Secretario General de la ONU, es falso que el Pacto esté creando un nuevo derecho humano a migrar, otro motivo esgrimido por el Gobierno para no suscribir el acuerdo. Muy diferente son los derechos universales de los cuales deben gozar todos los migrantes, como corresponde a la condición humana.

Considerando que el Pacto será votado próximamente en la Asamblea General, el Gobierno tiene la oportunidad de enmendar su postura votándolo favorablemente, y haciendo, si así lo estima, una declaración explicativa donde exprese las reservas a los párrafos que le merezcan reparos.

Los abajo firmantes queremos una migración ordenada, segura y regulada en consonancia con nuestro compromiso con los derechos humanos y con nuestra digna trayectoria como un país respetado y constructivo en el escenario multilateral. Chile, como un país mediano, no puede prescindir del respeto al derecho internacional y de la participación activa y propositiva en la comunidad internacional, la que, hasta ahora, nos había distinguido.

Soledad Alvear Valenzuela
Mariano Fernández Amunátegui
Carlos Figueroa Serrano
José Miguel Insulza Salinas
Heraldo Muñoz Valenzuela
Juan Gabriel Valdés Soublette
Ignacio Walker Prieto

Santiago, 12 de diciembre, 2018

X